AMBIENTALISTAS NAVEGAN POR RÍO COLOMBIANO PARA PEDIR SU RECUPERACIÓN

Publicado por: | Publicado: febrero 14, 2017 9:17 pm

Alrededor de 50 ambientalistas navegaron 5 kilómetros del río Medellín, que atraviesa la ciudad colombiana de Medellín (noroeste), para reclamar a las autoridades acciones de fondo que permitan la recuperación de las aguas contaminadas de ese afluente.
Casi dos horas tardó esta “aventura ecológica”, denominada por sus organizadores “Naveguemos el río” y realizada a bordo de diferentes embarcaciones, como botes inflables, kayaks y neumáticos.
“Esta es la manera de decirle a la gente que hay que seguir soñando con un río navegable, recreativo y amable. Es necesario que tengamos una entidad fuerte, presupuesto y trabajo pedagógico llevado a las escuelas”, dijo e Efe Guillermo Rojo, organizador de la actividad y miembro del Club Amigos del Río Medellín.
Este “bote-paseo”, en el que también participaron palistas y algunos espontáneos caracterizados como indígenas, se realizó sin contratiempos, bajo la supervisión de socorristas y como conmemoración de los 25 años de la primera navegación por el río Medellín.
Con los coros “salvemos el río” y pelotas inflables con el mensaje “el río es vida, cuidémoslo”, los ambientalista llamaron también la atención de los ciudadanos que desde 1983 han escuchado hablar del programa de saneamiento del afluente y sus quebradas.
“Queremos el río limpio y que se aumente la inversión en el cuidado del medioambiente para que el sueño del río sea la causa mayor”, apostilló Rojo.
El anhelo de estos ambientalistas es que los habitantes de esta urbe y sus alrededores puedan navegar, tomar el sol en sus orillas y hasta pescar en el río, pues creen que esto “es posible” con políticas efectivas de recuperación.
“Este río mide 100 kilómetros, y si es utilizado como medio de navegación sería el escenario más grande que tendríamos para recreación y deporte”, sostuvo el organizador de “Naveguemos el río”.
Según los informes de las autoridades ambientales del Valle de Aburrá, en los últimos dos años se han registrado más de 150 vertimientos de distintos tipos en el río Medellín, que por largo tiempo han tratado de recuperar.
Además de los residuos industriales y químicos que han llegado a alterar en varias oportunidades el color del río, el estado del agua también se ve alterado con la falta de compromisos de las comunidades que arrojan desde colchones hasta la basura de sus casas.
La puesta en funcionamiento, en el segundo semestre de 2017, de la Planta de Tratamiento de Aguas Residuales (PTAR) del municipio de Bello, cercano a Medellín, permitirá el manejo de las aguas residuales y descontaminar el río por el que navegaron hoy decenas de ambientalistas.
Fuente: EFE/YAHOO

COMENTARIOS